Ardusso, de atropellada

La lluvia fue una bendición. Si bien se repitieron las condiciones climáticas, esta vez el Súper TC 2000 brindó un espectáculo de alto vuelo que nada tuvo que ver con la pobre imagen que había dejado tres semanas atrás en el autódromo de Buenos Aires. Y fue justo en Rosario, una pista corta en la que los lugares de superación no abundan, donde Facundo Ardusso concretó una de las mejores maniobras de su campaña deportiva. “Son cosas que se pueden hacer con pilotos del nivel de Agustín Canapino, porque manejó al límite pero con responsabilidad. Me tiré con determinación por afuera en la última curva, salí bien pisado a la recta principal y llegué con buena velocidad al curvón. La verdad es que la maniobra me puso los pelos de punta. Si no es la mejor que hice en mi vida, pega en el palo”, describió el parejense.

Grand Slam. Como en el tenis, el Súper TC 2000 tiene cuatro fechas destacadas. Son las que poseen formatos especiales: Rosario (dos finales), el callejero de Santa Fe (una carrera nocturna y una diurna), los 200 Kilómetros de Buenos Aires (con pilotos invitados) y el premio Coronación. En Rosario la categoría optó por la solución más justa y deportiva: realizar una prueba de clasificación para cada competencia. Fue un fin de semana sin penalizaciones ni carreras clasificatorias, y con 20 puntos al ganador de cada final.

Iban apenas tres vueltas cuando cambió la punta de la carrera. Y enseguida quedó claro que Canapino no tenía la mejor herramienta para correr con piso húmedo. En la lucha por los puestos del podio perdió también con Matías Rossi y con Mariano Werner, mientras que Facundo Chapur lo relegó al quinto puesto en los giros finales. “Me sorprendió la maniobra de Ardusso y hasta me asustó en el buen sentido. Mi Chevrolet no rindió en el agua. Sacaban turno para pasarme”, se lamentó el arrecifeño.
En tanto, la octava victoria del santafesino tuvo otros momentos difíciles: “Fue complicado sostener los ataques de Rossi porque en las últimas vueltas no me sobró nada, tuve un inconveniente con el mecanismo para rebajar cambios y terminé sufriendo un poco”. El campeón cruzó la meta con un auto de ventaja (foto), y con el piloto de Toyota apostando a una rápida revancha. “Valió la pena el esfuerzo. Estoy muy contento con el resultado y por el rendimiento del Corolla. Creo que para la carrera de mañana estamos en condiciones de luchar por la victoria”, enfatizó Rossi.
Tercero finalizó Mariano Werner, protagonista de un trabajo de menor a mayor que tuvo una dedicatoria muy especial: “No fue sencillo manejar con estas condiciones. El podio fue gracias al trabajo del equipo, que reparó el auto en tiempo récord. En la clasificación se rompió la suspensión delantera izquierda, le pegué al paredón y terminé sobre el talud. Se merecen la copa y el champán”. Y cuarto, con una sonrisa de oreja a oreja, terminó Facundo Chapur. Había recuperado 13 puestos después de clasificar muy atrás por una mala elección de los neumáticos en la clasificación. “Mañana será otro día, mucho ojo conmigo”, vaticinó con su particular tonada cordobesa.

Convivir con el resultado. “Me tomo muy a pecho todo lo que pasa en la pista, y tener dos carreras en el fin de semana no es habitual. Si me va mal, creo que el sábado a la noche voy a necesitar un sicólogo”, respondió entre risas Matías Rossi a la consulta de País Fierrero en la conferencia de prensa que se realizó el martes de la semana previa. “Es complicado manejar el estado de ánimo. Si el sábado las cosas no salen bien, es muy difícil revertirlas a corto plazo”, señaló Fabián Yannantuoni. “Uno siempre es optimista, y al menos está la posibilidad de tener revancha el domingo”, completó Facundo Ardusso. Finalmente, y con el resultado puesto, los tres tuvieron razones para pasar una buena noche.

Súper TC 2000, 2ª fecha (carrera 1), Rosario (2.595 metros)
Final (31 vueltas, 1 neutralización), 7 de abril de 2018, 24 inscriptos
1º Facundo Ardusso (Renault Fluence GT), 38m37s244 a 124,977 km/h
2º Matías Rossi (Toyota Corolla) a 0s285
3º Mariano Werner (Peugeot 408) a 4s734
4º Facundo Chapur (Citroën C4 Lounge) a 4s903
5º Agustín Canapino (Chevrolet Cruze) a 5s168
6º Fabián Yannantuoni (Peugeot 408) a 12s338
7º Néstor Girolami (Peugeot 408) a 13s638
8º Julián Santero (Toyota Corolla) a 13s936
9º José Manuel Urcera (Citroën C4 Lounge) a 14s359
10º Federico Iribarne (Citroën C4 Lounge) a 24s874
11º Leonel Pernía (Renault Fluence GT) a 25s355
12º Martín Moggia (Renault Fluence GT) a 26s114
13º Manuel Mallo (Chevrolet Cruze) a 27s802
14º Bruno Armellini (Peugeot 408) a 28s827
15º Facundo Conta (Chevrolet Cruze) a 34s317
16º Alessandro Salerno (Peugeot 408) a 35s042
17º Manuel Luque (Toyota Corolla) a 35s256
18º Carlos Javier Merlo (Renault Fluence GT) a 36s176
NC Damián Fineschi (Toyota Corolla) a 11 vueltas
NC Emiliano Spataro (Renault Fluence GT) a 16 vueltas
NC Bernardo Llaver (Chevrolet Cruze) a 17 vueltas
NC Matías Milla (Renault Fluence GT) a 20 vueltas
NC Matías Muñoz Marchesi (Peugeot 408) a 22 vueltas
NL Franco Riva (Ford Focus III), despiste en entrenamientos
Récord. Matías Rossi (Toyota Corolla), 1m06s220 a 141,075 km/h (giro 28)
Sanciones. Penalización box Leonel Pernía (maniobra peligrosa en perjuicio de Damián Fineschi) y recargo de 2 puestos para Manuel Luque (maniobra peligrosa en perjuicio de Facundo Conta y Alessandro Salerno)
Pole. Agustín Canapino (Chevrolet Cruze), 1m02s397 a 149,719 km/h
Carrera clasificatoria. No hubo
Nota. Todos con motor Radical Performance Engines RPX V8 de 2.680 cc y 430 HP a 10.500 rpm

Foto. Prensa Súper TC 2000.