De la agonía al éxtasis

La agónica victoria de Emiliano Spataro y Christian Ledesma en los 200 kilómetros de Buenos Aires posibilitó que la “película de Renault” tuviese un final feliz. Una historia de acción que arrancó el viernes con el fuerte despiste del marplatense en los entrenamientos para los pilotos invitados, siguió con la pasión de los mecánicos del Renault Sport Torino Team trabajando toda la noche para dejarlo en condiciones, continuó con un opaco resultado en la clasificación sabatina y terminó con la acertada elección de las cubiertas para lluvia y una definición épica, con roce incluido, en la última vuelta. De la agonía al éxtasis, con un breve paso por el purgatorio.
“Es un fin de semana que no me voy a olvidar nunca. Me costó mucho convencer a Christian de venir a correr y cuando se golpeó lo noté triste, pero nadie se quedó con el lamento y el equipo dio vuelta todo”, destacó Spataro. “Después del accidente sentía culpa y quería irme. Para colmo, hoy la pista estaba en una condición muy mala, pero Emiliano insistió que había que largar con gomas de lluvia. No tengo palabras de agradecimiento para el equipo, sobre todo por la paciencia”, contó Ledesma ya más tranquilo. “En el último relanzamiento salí a atacar, pero cuando nos tocamos con Sebastián Peluso me asusté, parecía que no iba a poder volver a poner el auto sobre la pista. Después pude alcanzarlo y lo superé en una maniobra bastante apretada. Fue importante para devolverle al equipo todo el esfuerzo del fin de semana”, completó Spataro.

Las reglas de juego. La competencia se pactó a 34 vueltas o un máximo de 75 minutos en el circuito número 15 del autódromo porteño, y por tratarse de una carrera especial entregó 41 puntos, uno al autor de la pole position y escala de 40 unidades para la final. El cambio de piloto podía realizarse entre las vueltas 14 y 20, y los más rápidos en la operación fueron Pernía y Santero con una detención de 32s160 en la zona de boxes. Además, hubo ocho debutantes: Jonatan Castellano, Bruno Armellini, Sebastián Peluso, Gabriel Gandulia y Mariano Pernía, sumados a los extranjeros Santiago Urrutia, José Montalto, Ricardo Pérez de Lara.

La 12ª edición de los 200 kilómetros fue un dolor de cabeza. Porque como dijo Antonio Abrazián, el presidente del Súper TC 2000, “todo lo que podía salir mal, salió mal”. Un domingo con lluvia, problemas burocráticos para habilitar el autódromo y demoras por el estado del circuito: los desagües tapados originaron ríos de agua que cruzaban la pista en sectores críticos como Salotto y Ascari.
Cuando por fin se largó, mientras Ricardo Risatti tomaba la punta con el auto de Ardusso los únicos que eligieron calzar cubiertas con dibujo fueron Christian Ledesma (17º) y Juan Ángel Rosso (25º). En la vuelta 14 comenzaron las detenciones para el cambio de piloto y en la 16 comenzó a llover. Y fue un caos. Boxes atestados de gente, dudas, cinturones trabados, motores que no arrancaban y una incertidumbre generalizada. En la pista se multiplicaban los despistes y el Auto de Seguridad aparecía en escena una y otra vez. En la vuelta 17 se detuvo Ledesma, subió Spataro y el equipo cambió las cubiertas delanteras, lo que fue clave para poder atacar en los giros finales.
La carrera tuvo cuatro neutralizaciones y sólo 11 vueltas con velocidad. La última bandera verde apareció en la ronda 24, cuando Peluso y Spataro superaron al líder Pernía y también a Ardusso, condenados por tener gomas lisas cuando más llovía. Más atrás estaba Bernardo Llaver, quien se abría paso en el tráfico gracias a un oportuno cambio de neumáticos pero penaba con el mal funcionamiento del limpiaparabrisas.
La última vuelta fue a todo o nada. Spataro atacó a Peluso en el Ciervo, pero los autos se tocaron y el Renault casi se despista. Y cuando parecía que todo estaba definido, Spataro volvió a presionar y tomó la delantera en el ingreso a los mixtos para lograr la quinta victoria consecutiva de la marca en el campeonato y la primera en el historial de los 200 kilómetros. “Ya no tenía gomas y el limpiaparabrisas no funcionaba bien. De lo contrario creo que la ganaba”, se lamentó Peluso. Una historia con varios finales posibles, que culminó con el festejo de Renault y el equipo Sportteam.

Dream Team complicado. Gracias a la gestión de Toyota, el invitado de Matías Rossi fue José María López. Sin embargo, el retorno del cordobés al automovilismo argentino no fue el esperado. “Parece que estoy embrujado cada vez que corro en Buenos Aires. El auto perdía mucho por derecho y como no funcionaba la radio no me escucharon cuando sugerí que en el cambio de piloto también colocaran cubiertas para lluvia. ¿El circuito? Un desastre. Se pudo correr porque los autos son de tracción delantera y muy seguros”, disparó.

Súper TC 2000, 9ª fecha, Buenos Aires (5.958 metros)
Final (26 vueltas de 34, terminó por tiempo, 4 neutralizaciones), 1º de octubre de 2017, 30 inscriptos
1º Emiliano Spataro/Christian Ledesma (Renault Fluence GT), 1h15m11s370 a 123,614 km/h
2º Juan Ángel Rosso/Sebastián Peluso (Nuevo Ford Focus Kinetic) a 0s470
3º Bernardo Llaver/Santiago Urrutia (Chevrolet Cruze) a 1s710
4º Facundo Chapur/Franco Girolami (Peugeot 408) a 2s635
5º Damián Fineschi/Juan Manuel Silva (Nuevo Ford Focus Kinetic) a 7s987
6º Martín Moggia/Humberto Krujoski (Citroën C4 Lounge) a 9s832
7º Manuel Mallo/Matías Russo (Chevrolet Cruze) a 10s540
8º Gabriel Ponce de León/Norberto Fontana (Toyota Corolla) a 11s457
9º Leonel Pernía/Julián Santero (Renault Fluence GT) a 21s791
10º Carlos Javier Merlo/Ricardo Pérez de Lara (Fiat Linea) a 27s589
11º Matías Milla/Rafael Morgenstern (Toyota Corolla) a 29s160
12º Luis José Di Palma (h)/Valdeno Brito (Renault Fluence GT) a 29s370
13º Agustín Canapino/Franco Vivian (Chevrolet Cruze) a 31s259
14º Facundo Ardusso/Ricardo Risatti (Renault Fluence GT) a 33s731
15º Matías Rossi/José María López (Toyota Corolla) a 33s990
16º Mariano Werner/Mariano Altuna (Peugeot 408) a 34s535
17º Emmanuel Cáceres/Fabricio Pezzini (Fiat Linea) a 43s905
18º Luciano Farroni/Camilo Echevarría (Nuevo Ford Focus Kinetic) a 1 vuelta
19º Matías Muñoz Marchesi/Matías Rodríguez (Peugeot 408) a 2 vueltas
20º Esteban Guerrieri/Marcelo Ciarrocchi (Citroën C4 Lounge) a 3 vueltas
21º Fabián Yannantuoni/Carlos Okulovich (Peugeot 408) a 5 vueltas
22º Alessandro Salerno/Bruno Armellini (Peugeot 408) a 6 vueltas
NC Ignacio Julián/Manuel Luque (Renault Fluence GT) a 7 vueltas
NC Bruno Etman/José Montalto (Toyota Corolla) a 11 vueltas
NC Franco Riva/Gabriel Gandulia (Ford Focus III) a 12 vueltas
NC José Manuel Urcera/Carlos Bueno (Citroën C4 Lounge) a 18 vueltas
NC Antonino García/Gonzalo Fernández (Peugeot 408) a 21 vueltas
NC Facundo Conta/Jonatan Castellano (Chevrolet Cruze) a 25 vueltas
Ex Mariano Pernía/Juan Martín Ponte (Peugeot 408)
Ex Javier Manta/Franco Coscia (Chevrolet Cruze)
Récord. Sebastián Peluso (Nuevo Ford Focus Kinetic), 2m09s572 a 165,536 km/h (giro 15)
Sanciones. Excluidos Mariano Pernía/Juan Martín Ponte y Javier Manta/Franco Coscia (no certificaron en la planilla el cambio de piloto), apercibidos Ignacio Julián/Manuel Luque (obstrucción de boxes) y recargo de 30 segundos para Emmanuel Cáceres (no respetó procedimiento para el cambio de piloto)
Pole. Facundo Ardusso (Renault Fluence GT), 1m59s603 a 179,333 km/h
Carrera clasificatoria. No hubo
Nota. Todos con motor Radical Performance Engines RPX V8 de 2.680 cc y 430 HP a 10.500 rpm

Campeonato (9 fechas de 12, 11 carreras). 1º Facundo Ardusso, 149 puntos; 2º Emiliano Spataro, 128,5; 3º Mariano Werner, 126; 4º Leonel Pernía, 121; 5º Bernardo Llaver, 120,5; 6º Agustín Canapino, 118; 7º Facundo Chapur, 116,5; 8º Matías Rossi, 110; 9º Damián Fineschi, 84,5; 10º José Manuel Urcera, 76,5 unidades.
Próxima fecha. 5 de noviembre en el autódromo El Zonda Eduardo Copello de San Juan.

Foto. Prensa Súper TC 2000.